“Me juego mucho en esto, pero estoy preparado y con muchas ganas de estar a la altura de este gran proyecto”

Cristian González habló en La Red y se refirió a varios temas de la actualidad canalla: la continuidad de Marco Ruben, el sueño de tener a Ezequiel Lavezzi, a Ángel Di María en el futuro y a Milton Caraglio.

Cristian González habló en Un Buen Momento por radio La Red y contó cómo vive el hecho de ser el técnico de Rosario Central, el club de sus amores. “A mí me gustan los desafíos. Para mí, Central es el primer amor. Hoy tengo medianamente un nombre gracias a este club y para mí es un orgullo poder estar hoy en el cargo deportivo más grande, junto con el manager, que es el de entrenador. Los sentimientos, la adrenalina, el hincha que a veces te juega en contra porque me ha pasado como jugador. Hoy estoy desde otro lado, más maduro, asumiendo y aprendiendo de los errores que he cometido. Y tratando de llevar este sentido de pertenencia y esta identidad que a nosotros nos caracterizó y nos sigue caracterizando de ser jugadores que van a dar todo por la camiseta. Rosario es mi ciudad, soy rosarino y siempre tuve en mi cabeza volver a Argentina y a mi club, más allá de que no tuve un final de los mejores como jugador en este club. Para mí Central está por encima de todos los nombres, es un club que tengo presente cuando mi viejo me llevó por primera vez a la cancha, me enamoré de la camiseta, de lo que representa Central y de este loco amor que tenemos todos y por eso hoy afronto este gran desafío poniéndole todo lo que tengo. Sabiendo también que esto es fútbol y que puede ir mal, obvio que no se te cruza por la cabeza, pero es una posibilidad. Me juego mucho en esto pero estoy preparado y con muchas ganas, junto a la gente que me rodea, de estar a la altura de este gran proyecto”, sentenció con firmeza e ilusión el Kily.

El entrenador auriazul también hizo un análisis de la situación de varios temas de la actualidad canalla: la continuidad de Marco Ruben, el sueño de tener a Ezequiel Lavezzi, a Ángel Di María en el futuro y a Milton Caraglio. “Lo de Marco (Ruben) es una situación que no está definida todavía, hoy no es jugador de Central, ojalá Dios quiera que se pueda sumar. Como referente lo tenemos a (Jeremías) Ledesma que hoy es el capitán del equipo. Después, hay otros jugadores que no han salido de acá, y hay que entender lo que significa ponerse esta camiseta. Hay muchos jugadores que tienen ganas de volver al club y eso me llena de mucho orgullo porque significa que están identificados con la camiseta, con el club, con el querer hacer las cosas bien y aportar cosas buenas. El caso del Pocho (Lavezzi) es un chico fanático de Central y uno de sus sueños está claro que es ponerse la camiseta de Central pero eso no significa que lo haga. Tengo contacto con muchos jugadores, entre ellos Pocho, Angelito (Di María), (Milton) Caraglio, gente que ha pasado por este club, que salió de este club y, por qué no, el día de mañana poder volver. Pero son todas cosas que todavía están ahí en el aire. No hay nada confirmado. No podemos jugar con la ilusión de la gente de decir nombres e ilusionarlos sin sentido, más allá de que el jugador que es hincha de Central y está en el exterior no tengan dudas que siempre tiene en mente poder retirarse o volver nuevamente al club. Eso es sentido de pertenencia y lo que significa la camiseta de Central”, aseguró González, que reveló que muchos futbolistas lo llamaron por teléfono para saludarlo. “Si tengo que armar un equipo con todos los jugadores que me llamaron para felicitarme, tengo que armar un equipo con más de 50. Nosotros tenemos que recuperar nuestro sentido de pertenencia. Este club, es formador y vendedor de jugadores, toda la historia lo marca. Los grandes equipos de Central que ganaron títulos siempre se basó en las divisiones inferiores, tenían 6 o 7 futbolistas titulares de inferiores. Y a eso apuntamos con este proyecto integrado que está encabezado por mí. Hoy toca vivir un escenario totalmente diferente en el mundo en todos los aspectos y contar con muchos juveniles que ya hace dos años que vengo trabajando con ellos, es una ventaja y los conozco”, afirmó.

“Hay muchos jugadores que me llenan de orgullo que quieran volver. Eso significa que ese sentido de pertenencia que tanto hablamos va en camino a la recuperación. Eso es lo que queremos. Yo voy a luchar para volver a hacer un equipo que esté plagado de jugadores del club”, avisó. “Al no haber descensos está la posibilidad de apostar por los juveniles, obviamente hay un proceso que tienen que cumplir, no es hacerlos debutar por debutar sino llevarlos de a poquito y se empiecen a afianzar, como hemos pasado todos cuando arrancamos. Este es el anhelo de todo el club, es nuestro objetivo primordial hacer un proyecto integrado donde todas las divisiones inferiores encabezadas por la primera división nos alineemos de una vez por todas y podamos llevar a Central lo más arriba que podamos”, confió.

González hizo un repaso de algunos técnicos que lo dirigieron en su carrera y destacó que intentó sacarle lo máximo a cada uno. “Entre otros me dirigieron Bielsa, Bilardo, Mancini, el gran Pedro Marchetta, Cúper, Benítez, Mostaza Merlo, Passarella, muchísimos. Uno trata de sacar lo que uno considera que es lo mejor que tiene cada técnico. Cada uno tiene su librito y vos te vas identificando más con uno que con otro. La forma que uno pretende de su equipo va en relación a lo que uno vivió en su carrera y cómo interpreta y de qué manera siente el fútbol. Me gusta un equipo que sea protagonista, que sea agresivo futbolísticamente, que asuma el rol de jugar en cualquier campo de la misma manera, y me gusta tener jugadores que jueguen bien a la pelota. Porque si me pongo a analizar futbolísticamente era yo, nos vamos a dar los 11 jugadores contra los carteles porque yo corría como loco. Me gusta el jugador que juega bien a la pelota, que maneja la pelota y genera fútbol. Eso me va a dar la posibilidad de tener un buen equipo porque dependés de esos jugadores, de los distintos”, afirmó el Kily, que anticipó línea de cuatro atrás aunque aclaró que no se ata a un esquema.


“De jugador lo hice con todos los sistemas que uno se pueda imaginar. No soy un esclavo de los sistemas, quiero que el jugador de fútbol se sepa adaptar a los distintos sistemas que van cambiando durante el partido. Los sistemas son muy lindos, poner 4-3-3, 4-2-3-1 o 4-4-2, el que quieras, pero después las piezas se mueven y depende de los jugadores que tengas para que puedan interpretar tu idea y cada sistema del rival, sin abandonar tu idea futbolística, de ser protagonista, de buscar el arco rival y generar situaciones. Es fútbol, es muy lindo decirlo pero hay que tratar de plasmarlo contra tu rival”, avisó.

González contó qué es lo que pretende hoy de su equipo. “El entrenador depende de los jugadores. Tengo la ventaja de conocer mucho al club y hace bastante tiempo que estoy trabajando. Pero tengo que saber interpretar y adaptarme a los jugadores que tengo. Tenés que ir analizando los jugadores para llevar tu idea y forma de jugar con los jugadores que tengas. Lo que se busca hoy en el fútbol es el jugador inteligente, el jugador que sepa interpretar cada situación de juego que se le presenta en cada jugada y llevar lo que uno pretende. Pasa por cómo uno siente el fútbol y con la obligación de estar en un equipo tan grande como Central en el que sabemos que la gente te obliga a ir a ganar y a tratar de ser protagonista. Después, tenés un rival que quiere hacer lo mismo y hay que tratar de superarlo en todas las facetas”, manifestó.

Por último, se refirió a la posibilidad de realizar con Central una gira por Europa para hacer amistosos con Valencia e Inter, equipos en los que jugó. ”

” Cuando uno arma un proyecto y está respaldado por la dirigencia como hoy, se pueden hacer muchísimas cosas. Somos muy grandes pero tenemos que empezar a recorrer distintos lugares del mundo. No hay dudas de que lo podemos hacer. Tuve la suerte de estar mucho tiempo en Europa, de tener relaciones, dejar una buen recuerdo en esos clubes y a partir de eso se puede generar algo”, cerró.

Dejá una respuesta