Duro documento contra el impuesto a la riqueza: “Hay riesgos de un éxodo tributario”

La Cámara de Comercio criticó la iniciativa y dijo que “incrementa una presión impositiva ya de por sí muy elevada”. El proyecto empezará a debatirse este martes en comisión en Diputados.

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) manifestó su “preocupación” ante el proyecto de ley de impuesto a la riqueza, que establece un aporte solidario y extraordinario de las fortunas mayores a 200 millones de pesos y que será debatida en comisiones de la Cámara de Diputados este martes.

De acuerdo con la entidad, esta iniciativa impulsada por el oficialismo de la mano del diputado Carlos Heller y el jefe del bloque del Frente de Todos Máximo Kirchner, genera “una nueva carga sobre las personas humanas con grandes patrimonios e incrementa una presión impositiva ya de por sí muy elevada”.

La CAC entiende que la progresividad es una “característica bienvenida” de los esquemas impositivos, pero también que “antes de avanzarse con una obligación extra debe tenerse en cuenta que en el país ya existen tributos que están en función de la capacidad económica del contribuyente”.

En ese sentido, señaló el Impuesto a las Ganancias y el Impuesto sobre los Bienes Personales. “Este último grava los mismos bienes sobre los que se intenta aplicar el gravamen que se proyecta y cuyas alícuotas se incrementaron en hasta 9 veces en el último año”, remarcó la asociación de empresarios del comercio.

Asimismo, la entidad dijo estar convencida de que “la expansión de la actividad, la reducción de la pobreza y la corrección del déficit fiscal, para ser sostenibles, requieren de la existencia de un sector privado dinámico y moderno”. Eso, dijo, “difícilmente se logrará si se siguen incrementando las cargas que sobre él recaen con el riesgo adicional de generar algún grado de éxodo tributario a jurisdicciones con un tratamiento más favorable”.

La CAC considera que la reducción del desequilibrio fiscal demanda “una paulatina baja del gasto público, a través de la supresión de ineficiencias varias y de una progresiva sustitución de los programas de asistencia –muy necesarios en la emergencia– por empleo privado genuino”.

Asimismo, que en materia de ingresos fiscales se requiere “una reforma tributaria integral que consolide la progresividad del sistema, resuelva su extrema complejidad, provoque la disminución sustancial de la informalidad –que constituye una competencia desleal para los que sí cumplen con sus obligaciones–, incentive la inversión, promueva la creación y el desarrollo de empresas y armonice asimetrías territoriales y de dimensión”.

El proyecto de impuesto extraordinario a las grandes fortunas alcanzará a personas con patrimonios declarados al 31 de diciembre de 2019 mayores de 200 millones de pesos, y según calculan los impulsores del proyecto, afectaría a un universo de aproximadamente 12.000 personas. La alícuota de la contribución varía entre el 2% y el 3,5%, con un escala progresiva en función del volumen patrimonial.

Para aquellos bienes y sumas patrimoniales que las personas alcanzadas tengan en el exterior, las alícuotas serán un 50% mayores. La mayor tasa, de 3,5%, alcanza a menos de 300 personas.

Se estima recaudar aproximadamente $300.000 millones, que se destinará a paliar los efectos de la pandemia, compra de insumos y equipamiento de salud, apoyar a pymesurbanizar barrios populares, obras para el envasado de Gas Natural de YPF, y para financiar el relanzamiento del plan Progresar para estudiantes.

Dejá una respuesta

Open chat
Diario Realidad valora tu información , no dudes en enviarla. Nuestra responsabilidad es chequear la noticia para que luego sea publicada.