Evo Morales revela la estrategia para el retorno del MAS al poder en Bolivia “Volveremos y seremos millones”

El expresidente describe en su más reciente libro los pormenores del golpe de Estado y la reorganización política de su partido para ganar las elecciones.

El depuesto expresidente de Bolivia Evo Morales estaba refugiado en México cuando soñó con Salvador Allende, el mandatario chileno que murió durante el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. “El Movimiento al Socialismo pudo haber terminado como la Unión Popular”, se dijo a sí mismo el político en plena somnolencia.

Según cuenta Morales en su reciente libro, en ese momento comprendió que salir de Bolivia tras el golpe de Estado había sido la mejor decisión, porque la intención de sus enemigos no era solo matarlo a él, sino eliminar por completo al MAS, tal y como ocurrió con la UP en Chile, lo que abrió paso a la larga dictadura encabezada por Augusto Pinochet.

Al despertar, se dio cuenta de que, por suerte, la historia no se había repetido. “No se nos muere Bolivia. El MAS vive, la lucha continúa. Yo estaba en México, estaba vivo, el MAS estaba vivo, iba a elegir el mejor nuevo binomio, los mejores nuevos candidatos”, reflexiona en las páginas del libro. Fue en ese momento cuando comenzó a diseñar la estrategia para que su partido regresara al poder en elecciones democráticas y pusiera fin a la dictadura de Jeanine Áñez.

En las reflexiones y memorias, Morales también detalla el periplo personal y político que ha enfrentado después de su forzada salida del gobierno.

“Volveremos y seremos millones. El golpe de Estado, el exilio y la lucha para que Bolivia vuelva a gobernarse”, es el título publicado por editorial Ariel en Argentina y en donde el expresidente plasma un testimonio histórico de un país acosado por un gobierno de facto y una pandemia.

A lo largo de ocho capítulos, Morales cuenta los avatares de la campaña presidencial del año pasado, el papel de la Organización de Estados Americanos (OEA) para empañar los comicios y teñirlos con la sombra de un fraude que no existió, su refugio en México y su exilio en Argentina, el apoyo de Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández, las violaciones a los derechos humanos cometidas por el gobierno de Áñez y la necesidad de que Bolivia recupere la democracia.

“El único fraude fue de la OEA. Y ese fraude fue decir que hubo fraude electoral en Bolivia. Pude haber terminado como Salvador Allende“, explica el expresidente en el libro, al comparar el golpe del 11 de septiembre de 1973 en Chile con el ocurrido el 10 de noviembre de 2019 en Bolivia.

Morales recuerda que el 8 de noviembre, así como Allende se había negado a dejar el Palacio de la Moneda en Santiago, él prometió que no abandonaría la Casa Grande del Pueblo en La Paz, a pesar de la creciente violencia política que se reflejaba en el amotinamiento de la Policía.

Con miras a los comicios, Morales se muestra confiado en el triunfo del MAS porque desde el golpe de Estado los dirigentes del partido han logrado trabajar unidos, bajo una misma línea política y sin divisiones internas, a pesar de múltiples intentos por fracturarlos.

“En algún momento habrá elecciones en Bolivia. Aunque intentan postergarlas, aunque siguen buscando proscribirnos (…) vamos a pasar del 50 %. Pero hay sorpresas, estoy seguro. Vamos a ganar con más del 50 %, salvo que hubiera fraude, claro. Porque en 2020, como en 2005, habrá un nuevo triunfo. Una renovada victoria del Movimiento al Socialismo del instrumento político por la soberanía de los pueblos triunfará de nuevo con un nuevo binomio”, confía.

Dejá una respuesta

Open chat
Diario Realidad valora tu información , no dudes en enviarla. Nuestra responsabilidad es chequear la noticia para que luego sea publicada.