Gerardo Martino: “Me quedaron las ganas de poder ser el entrenador de Argentina en el Mundial de Rusia”

El Tata explicó los motivos por los que renunció.

El rosarino Gerardo Martino, actual entrenador del seleccionado mexicano de fútbol, confesó que le hubiera gustado dirigir a Argentina en el Mundial de Rusia 2018, algo que no pudo alcanzar porque renunció dos años antes, en medio de una crisis dirigencial en la AFA. “Me quedaron las ganas de poder ser el entrenador de Argentina en el Mundial de Rusia, claro que sí”, le confesó el Tata a CDF.
“Es que desde lo futbolístico estoy conforme con lo que pasó en Argentina porque jugamos dos finales de Copa América que perdimos con Chile por penales, por lo que desde lo futbolístico lo que se veía era muy esperanzador”, explicó.


Después de la salida de Alejandro Sabella como subcampeón del mundo en el Mundial de Brasil 2014, Martino se hizo cargo de la Selección Argentina y llegó a la final de la Copa América Chile 2015 y a la final de la Copa América Centenario Estados Unidos 2016. Sin embargo, después de la última final donde Lionel Messi había renunciado al seleccionado argentino, pretendió conformar el equipo que representaría al país en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, pero la negativa a que le cedieran jugadores fue la gota que rebalsó el vaso y decidió renunciar. “Me tocó vivir una época difícil desde lo dirigencial y por ese motivo no había muchos motivos para seguir perteneciendo”, aseguró el Tata, que fue reemplazado entonces por Edgardo Bauza, quien duró solamente ocho partidos, y después fue Jorge Sampaoli, quien se quedó afuera de la Copa del Mundo en octavos de final, eliminada por Francia, que terminó siendo campeón.

Por último, el Tata opinó sobre el presente del fútbol argentino. “Creo que la AFA se ha ordenado mucho. Se ha empezado a gestar un recambio de jugadores lógico, por eso veo a la Selección Argentina con un buen futuro. La generación a reemplazar es de las mejores en la historia del fútbol argentino”, destacó el ídolo de Newell’s.

Dejá una respuesta