Mendoza: un preso baleado dentro de la cárcel será indemnizado con casi un millón de pesos

Dos efectivos fueron acusados por el recluso tras haberle disparado con balas de goma. Los atacantes lo obligaron a declarar que las heridas eran producto de ataques de otros presos. El gobierno mendocino de hará cargo de la indemnización.

En el 2016, un recluso de la cárcel de San Felipe fue baleado por agentes penitenciarios. La víctima recibió nueve impactos de posta de goma en sus piernas y un culatazo en la cabeza. El gobierno de la provincia de Mendoza aprobó la indemnización hacia el hombre preso de $850 mil más intereses legales, según informaron fuentes mendocinas.

El incidente se produjo en medio de una revuelta carcelera. Los efectivos fueron denunciados por el hombre indemnizado tras haberlo obligado a declarar que sus heridas fueron producto del ataque de otros detenidos.

En ese entonces, el recluso tenía 21 años. Según contó, se escondió debajo de unas escaleras durante el tumulto. Sin embargo, uno de los agentes lo encontró y le disparó en su escondite.

Los atacantes lo obligaron a firmar unos papeles que documentaban que sus lesiones eran producto del ataque de otros reclusos. Para esto, lo amenazaron de llevarlo al pabellón de castigo.

La víctima denunció dos días después la pérdida de la visión en un ojo. Fue golpeado con una piedra por un detenido y reclamó una mejora en los servicios penitenciarios ante el gobierno de la provincia.

El sujeto formaba parte de un grupo de delincuentes que ya había violado la reglamentación del establecimiento, según informaron desde la oficina de gobierno. Los jueces favorecieron el martes ante el dictado del fallo las palabras del preso al corroborar los reportes médicos de las heridas.

Dejá una respuesta