“Central es pasión, me encantó jugar ahí”

El ex defensor uruguayo Pablo Lima recordó con mucho cariño su breve paso por Arroyito, habló de su amigo Kily González y lo destacó por lo hecho ante Belgrano en 2009: “Ese día dije ‘éste tiene huevos de verdad'”. Además, reveló que le habló de la “locura” que es Central a Cavani, contó su actualidad en La Academia de Estados Unidos y se refirió a la situación en aquel país por la pandemia: “Por lo que yo veo acá, a todo el mundo le chupa un huevo”.

Aunque no jugó mucho tiempo en el club, el uruguayo Pablo Lima quedó encantado con Rosario Central. Tal como ocurre con muchísimos jugadores que vienen a Arroyito y quedan enamorados de la institución y de su gente, el ex lateral quedó maravillado durante su paso. Así lo dejó en claro en diálogo con Diario Realidad el uruguayo desde Miami. “El mejor recuerdo que tengo es que puedo contar y decir que yo jugué en Central, tuve la suerte de jugar en Central“, sentenció el ex lateral.

“Lo mismo que en Vélez, lo cuento con orgullo porque Vélez es mi casa también, me han tratado de maravillas. Tengo la fortuna de decir que jugué en Vélez y tengo la fortuna de decir que jugué en Central”, aseguró Lima, quien le puso palabras a lo que significa el Canalla. “Si tengo que definirlo, Central es pasión. Central es pasión pura. Como se vive ahí, no se vive en ningún lado. Va a ser toda la vida así. Deseo que pueda ganar más campeonatos y cosas”, aseguró.

Lima estuvo en una situación complicada del club ya que en el Torneo Clausura 2009 Central luchó por la permanencia y logró salvarse tras vencer a Belgrano en la Promoción. “Jugué poco tiempo pero en el momento que me tocó ir, si nos iba mal nos íbamos a la B. Fueron seis meses muy intensos, que teníamos un cuadrazo. En el momento que llego, digo: la puta madre, no puede ser que estemos en la situación, viendo lo que era el mundo Central, viendo la calidad de jugadores que teníamos. Era una situación que teníamos que sacar adelante y lo hicimos”, manifestó el uruguayo.

Lima contó que le quedaron muchos amigos de su paso por Rosario. Uno de ellos es Cristian “Kily” González, nuevo técnico de Rosario Central en reemplazo de Diego Cocca. El charrúa dejó en claro que ya lo llamó para felicitarlo y desearle lo mejor en esta nueva etapa, y contó que los une una gran relación.

Con el Kily nos queremos mucho. Por esto mismo que te estoy diciendo. A mí me tocaba ir y matarme por él, y a él por mí. Era una situación límite que teníamos, entonces ahí no nos podíamos guardar nada. Yo me fui a jugar la vida. Yo sabía que tenía que volver a Vélez porque no tenía opción ni clausula. Fui a respetar los colores y el escudo que tenía puesto y dejé todo de mí para que Central se quedara en primera y gracias a Dios se dio así”, recordó el uruguayo, que gritó dos tantos con la casaca auriazul. “Hice dos goles en Central, de tiro libre. El primer gol que hago fue a Argentinos Juniors en cancha de Central. El segundo contra Lanús en cancha de Lanús”, rememoró.

Lima contó cómo se dio su arribo al Canalla en su momento. “Me llamó Alfaro para que fuera a Central. Yo estaba en Vélez y hablé con Gareca que había llegado y le dije que me iba para jugar, porque estaba Papa en la selección e iba a jugar él. Gareca me dijo que Central era un club grande. El “Turu” Flores me dijo: ‘¿por qué te vas? quedate acá que vamos a salir campeones’. ‘Turu me voy a la mierda, quiero jugar’, le dije. Ahí mismo me fui para allá y por suerte me fue bien”, recordó.

“Fueron 6 meses de préstamo sin cargo pero sin opción y no pude volver a Central”, comentó Lima, que terminó maravillado con el club y su hinchada. “Me encantó jugar ahí, la gente me trató de maravillas, en la cancha, en el club, con mucho respeto, me brindaron todo. Los compañeros unos divinos, incluso con varios sigo hablando, con el Kily (González), Fatu (Broun), con el Tata (Escobar)”, afirmó el charrúa.

El ex defensor contó dos anécdotas que involucran al ex volante de la Selección Argentina, Valencia e Inter. “Cuando jugamos el clásico en cancha de Central, estábamos en Arroyo por salir, cuando me voy a subir al bondi siento que había gente cantando, que había bombos. Cuando subo miro y había una bandera que era desde el inicio del bondi hasta el final. El kily sin remera, todo transpirado, me decía “bola cantá”. Todo el mundo cantando. También los hinchas haciendo caravana”, reveló.

Lima destacó la actitud de González en aquel partido con Belgrano por la Promoción luego de que el Pirata se pusiera arriba en el marcador en el Gigante de Arroyito. “El Kily parado en mitad de cancha dijo dame la pelota, la agarró en mitad de cancha y empezó a encarar, y el Cachi hace el gol enseguida. En ese momento, dije éste (por el Kily) tiene huevos de verdad. Porque en las fáciles todos agarramos la pelota y tiramos caño, lo más fácil es pegarle una patada a alguien, y hacerse echar. Lo más difícil es agarrar la pelota en los momentos difíciles, y él iba y la agarraba. Ese día al Kily lo deje allá arriba, dije este tiene huevos. Yo estaba adentro de la cancha, no me la contaron, vi cuando dijo dame la pelota y la agarró”, sentenció sobre aquella tarde en la que el Kily se puso el equipo al hombro en un momento complicado.

Kily y Cachi Zelaya.

Ese equipo estaba conducido por Miguel Ángel Russo, uno de los técnicos más queridos por los hinchas de Rosario Central por sus triunfos clásicos recordados, por haberlo salvado al Canalla en varias oportunidades y por haberlo devuelta a Primera. “Es un buen entrenador, no lo tuve mucho pero es un entrenador que lee muy bien los partidos y es claro. Conoce el club, sabe de fútbol, lee muy bien los partidos y es muy claro”, confió Lima, que disfrutó de haber defendido la camiseta canalla. “La pasé bien y puedo caminar tranquilo por Rosario porque nos fue bien”, confió.

Lima dejó en claro que cuando pase la pandemia intentará venir a la ciudad para ver al Central de su amigo González. “Cuando se dé la posibilidad, me encantaría ir a ver al equipo del Kily”, afirmó.

SU AMISTAD CON CAVANI Y LO QUE LE CONTÓ DE CENTRAL

Rosario Central dejó en Pablo Lima una huella muy profunda a tal punto que el ex defensor uruguayo le habló a su amigo Edinson Cavani de su experiencia en Rosario. Lima destacó la forma de ser del delantero de la Selección de Uruguay y reveló que el año pasado lo visitó en Francia y le contó lo que vivió en Arroyito. “Con Edi (Cavani) hablamos. Él está en su mundo. Hace tiempo le dije que venga a Miami. Me dijo: ¿qué? yo me voy al campo. Es muy familiero, se dedica a la familia, a los amigos y al campo. Le gusta estar distendido. Él es así, mismo de chiquito cuando jugamos en Danubio, era muy tranquilo, muy familiero. No lo cambió nada. Ni el dinero, ni la fama. Es un pibe que sigue exactamente igual, y en estos días que vivimos es muy valorable. El año pasado estuve en París y le contaba un poco la locura que tiene la gente de Central ahí. Lo que yo viví ahí, no lo viví en otro lado”, sentenció.

SU TRABAJO EN LA ACADEMIA DE FÚTBOL DE ESTADOS UNIDOS Y EL SUEÑO DE SER DIRECTOR DEPORTIVO

Pablo Lima hizo un repaso de lo que hizo tras dejar el fútbol profesional. “Yo me retiré en Danubio, después trabajé como manager ahí y después tome la decisión de venir para Estados Unidos para trabajar en una academia de fútbol. Hace 2 años y medios que estoy ya”, confió el ex lateral. “La cultura siempre se va a extrañar, me siento bien, me siento cómodo. Ahora está el proyecto parado pero sigue ahí en pie y esperando para ver cómo sigue eso”, contó. El uruguayo se recibió de entrenador pero admitió que no es lo que más le agrada, sino que prefiere en el futuro ser director deportivo. “Ya lo hice al curso de técnico, soy entrenador recibido y también director deportivo pero no me gusta dirigir, no lo siento”, confesó Lima. “Director deportivo me gusta, es algo que me interesaría desarrollar”, afirmó. ¿En Central? “Es de loco pensarlo, pero ¿por qué no? Es un sueño”, sentenció.

LIMA SOBRE LA SITUACIÓN EN ESTADOS UNIDOS POR EL CORONAVIRUS: “POR LO QUE YO VEO ACÁ, A TODO EL MUNDO LE CHUPA UN HUEVO”

Pablo Lima contó cómo es la situación en Miami (Estados Unidos) por la pandemia del Coronavirus. “En Miami abrieron las playas, los shoppings, los restaurantes, es como que no entendés. Ves a todo el mundo en la calle, es vida normal. Tenés que usar el barbijo y demás. Las noticias no las miro más, miré el primer mes en cuanto a esto y ya era una paranoia total. Yo me voy a cuidar como dicen que hay que cuidarse, voy a hacer las cosas bien y me voy a tranquilizar un poco. Todos los días tenías algo nuevo, real pero muy complicado”, describió el uruguayo. “Salgo normalmente, acá no se hizo nunca cuarentena obligatoria. Entreno por Zoom con Cauteruccio, la pasamos bien un rato, nos reímos y entrenamos. La academia está cerrada desde marzo, pero sí entreno chicos particulares en los parques. Estuve hablando también con Maxi Moralez, me decía que van todos los equipos para Orlando, se retoma el fútbol ahí”, confió. “Por lo que yo veo acá, a todo el mundo le chupa un huevo. Si ves por ahí gente que toma los recaudos, pero se clavan un barbijo y tocan todo. Cuando empezó todo se vio menos gente pero no dejaron de entrenar y de andar en la calle”, aseguró.

También, hizo referencia a las manifestaciones que hubo en suelo estadounidense. “Había muchísimos policías en la calle y la gente estaba como loca, prendieron fuego todo, robaron todo. No es que la gente solamente iba a quejarse por algo, iban a robar a Louis Vuitton”, reveló Lima, que tiene previsto regresar a Uruguay. “En Uruguay está bastante controlado, pero yo igual cuando llegue me voy a aislar 15 días. Después voy a ver a mis papas y son grandes. Sería un tarado si no tomo las medidas. Es lo mínimo que puedo hacer como responsable que tengo que ser. Después aparte tengo pensado hacerme el test. Estoy viviendo solo, solo me veo con un amigo que tengo acá y tratando de pilotearla”, confió.

Respecto al fútbol, admitió que no ve habitualmente. “No soy de mirar mucho fútbol, me da una tristeza ver los estadios vacíos, es duro. Imaginate el Gigante de Arroyito vacío. Pero bueno, son los momentos que nos están tocando vivir”, se lamentó.

Dejá una respuesta