¿Qué tienen en la cabeza?

El sábado por la tarde, un grupo de idiotas que se hacen llamar “los anticuarentena” se congregaron en el Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires para reclamar por las medidas de aislamiento que dispone el Gobierno Nacional para evitar la propagación del coronavirus. ¿Lo peor? Hicieron una “quema de barbijos”, que causó repudio por todos lados.

[Por Lucas Monza]. Increíble que tenga que hacer esta nota, pero no me quedó otra. Y gracias a la libertad que me da Diario Realidad puedo expresar lo que siento y pienso, siempre. Sinceramente lo que pasó el sábado en el Obelisco porteño roza lo demencial. Respeto y banco todas las manifestaciones porque estamos en democracia, porque cada uno tiene el derecho a exigir y a ser escuchado por el Estado. Pero esto ya sobrepasa los límites.

¿Podés estar en contra de la cuarentena(que se hizo larguísima)? Si, obvio. ¿Podés no estar de acuerdo con las medidas que toma el gobierno? Sin dudas. Incluso hay cosas que se repudian constantemente y es que los políticos no se hayan bajado los sueldos como muestra de acompañamiento a la situación o que no se ocupen de los sectores que realmente la están pasando mal y necesitan trabajar para llevar la comida a la casa y no lo pueden hacer. Y en eso estoy de acuerdo, son unos caraduras y hay muchas cosas que están pifiando, en todos lados. Pero el tema no pasa por ahí.

La cuestión de esta nota es repudiar a los idiotas (si, idiotas), que fueron el sábado al Obelisco. Y vuelvo a repetir, me parece fantástico que la gente se manifieste. Pero el problema son las formas, y los por qué. Porque sinceramente los “anticuarentena” no comprenden la realidad por la que atraviesa el país, e incluso el mundo. Esto no es joda, esto es una pandemia. Una enfermedad de mierda que se está cobrando vidas(y cada vez más cercanas), y que uno, por lo menos, lo mínimo que tiene que hacer es tratar de ponerse en la piel del otro. Y en la piel de todo el personal sanitario que está haciendo un laburo increíble, agotador y en algunos casos más que arriesgado.

Y que los médicos estén haciendo un trabajo que los supera, habla de lo mal que se hicieron las cosas desde el Estado para llegar a situación en la que se están por agotar las camas, cuando al principio pregonaron que había que prepararse para no colapsar el sistema de salud. Creo que en algunos sitios, ese trabajo fue insuficiente porque está a las claras que fallaron. Pero lo hecho, hecho está y ahora hay que apoyar a los agentes de salud e intentar hacerles caso en los consejos que nos brinden para evitar la propagación del Covid-19.

Pero volviendo al tema central de la nota, no puedo creer como hicieron una especie de “fogata” quemando barbijos. Y lo peor, incitando a que todos lo hagan. “¡Quema de barbijos, quema de barbijos!”, cantaban como barras bravas mientras acercaban su tapaboca a una olla con fuego. Una estupidez, un acto demencial, cínico y vomitivo. Mientras vos estabas quemando el barbijo, un médico está atendiendo a un abuelo que podría ser el tuyo, a un familiar, a un vecino, a cualquiera que la esté pasando mal. Si te piden que te pongas el barbijo no es por vos, es por el otro.

Cito este tweet porque refleja sin dudas el espíritu de esta nota.

Si vos te querés joder la vida, jodetela, pero no se la jodas a los demás. La clave de esto, es cada uno aportar su granito de arena. Políticos, comunicadores, personal público y ciudadanos. No dejemos solos a los médicos, demostremos que no es en vano el esfuerzo que hacen. Solo te piden que te cuides, que te pongas el barbijo, que uses alcohol y que si no tenes que salir, no lo hagas, porque no dan a basto. Y estos imbéciles quemaron los barbijos, y lo festejaron. ¿Qué tienen en la cabeza?

Dejá una respuesta

Open chat
Diario Realidad valora tu información , no dudes en enviarla. Nuestra responsabilidad es chequear la noticia para que luego sea publicada.