La dirigencia de Central dio explicaciones sobre los cheques rechazados y el panorama económico

Según un informe del Banco Central de la República Argentina, Central es el segundo club de primera división con mayor deuda por cheques rechazados.

Según los registros del Banco Central de la República Argentina, Rosario Central aparece entre los tres clubes de la primera división con mayor deuda por cheques rechazados. Esto se conoció tras un informe que publicó el periodista Juan Pablo Varsky en su cuenta de Twitter @VarskySport, que establece que “los clubes de primera división acumulan 511.088.119,66 de pesos en cheques rechazados por carecer de fondos (aún sin cancelar y emitidos durante 2020)”. Al frente del ranking está San Lorenzo, con 325.579.189,54 de pesos, segundo Central con 90.679.461,90 de pesos mientras que tercero aparece Independiente, con 64.946.733,76 de pesos. Más atrás están Huracán con 12.345.103,10 de pesos, y Argentinos Juniors, con 11.713.597,36 de pesos.

Según trascendió, en este 2020 a Central le rechazaron 126 cheques por falta de fondos para cubrir alrededor de 94 millones de pesos. Central ya pagó 14 millones y se encuentra refinanciando los 80 millones restantes, según revelaron desde la dirigencia.

Desde Central decidieron hoy dar explicaciones a los socios en conferencia de prensa vía Zoom, de la que participaron el presidente Rodolfo Di Pollina, el vicepresidente Ricardo Carloni y el tesorero Adrián Raguza. Los tres dieron detalles sobre la situación del club en lo económico y revelaron que los principales acreedores de los cheques rechazados son Unión (por los pases de Diego Zabala y Damián Martínez) y Defensa y Justicia (por Ciro Rius) además de un jugador del plantel que no dieron a conocer.

Di Pollina hizo un análisis de la realidad del club y de las acciones llevadas a cabo en el último tiempo. “El contexto es bastante extraordinario, es un gran desafío para cualquier organización, empresa, como sociedad y como club. Es un desafío enorme teniendo en cuenta la amplitud que tiene Central con 11 predios, 420 empleados, plantel. El club dejó de percibir en estos meses, hemos hecho un estimativo, 100 millones de pesos en ingresos ordinarios. Tenemos que hacer una ingeniería financiera para respaldar la estructura a partir del nuevo escenario”, confió el presidente Di Pollina. “Teníamos algunas creencias, más del 80 por ciento de pase de esos compromisos son de mercado de pase que básicamente para ser gráficos cuando nosotros asumimos en octubre teníamos una deuda de corto plazo que la podríamos haber cerrado en un 60 o 70 por ciento con la venta de Zampedri. Y en ese momento se decidió como siempre optimizar lo deportivo, intentar pelear la Copa, traer a Rinaudo, los colombianos. Eso no salió bien, pero es un ejemplo de cómo Central viene apostando e invirtiendo y capitalizándose. Es una forma de lograr un protagonismo deportivo importante, por ahí no se tiene tanto en cuenta y se vive el día a día. Pero en estos cinco años, se jugaron cinco finales, se tuvo una superioridad muy grande sobre el clásico rival, se recuperó el protagonismo deportivo y se salió campeón, que no es menor”, afirmó Di Pollina.

“Después no nos fue bien en el otro semestre, en julio tuvimos que volver a apostar e invertir en el equipo a partir de la venida de Cocca, de respaldarlo y jugar un proceso del promedio que para un club como el nuestro es importantísimo. Se fue acrecentando esa deuda que tiene todos motivos deportivos, que también te permite capitalizarse y hace que todo el equipo sea nuestro. Esa deuda respecto al patrimonio que tenemos es manejable”, aseguró. “Lo que nosotros tenemos ahora son cuotas que se vencen porque se compra a plazo y nos encontramos en una situación de baja de ingresos para manejar la estructura y por otro lado si teníamos contempladas ventas que por ahora no se están dando y la verdad que no sabemos si se van a dar. Lo que estamos haciendo es sentarnos con los acreedores y refinanciando, como en cualquier situación extraordinaria. Teníamos un capital, lo íbamos a efectivizar y hoy tenemos una situación de incertidumbre”, manifestó Di Pollina que dejó en claro que el valor de los futbolistas a vender será diferente a lo que pensaban tiempo atrás. “El problema es que el capital está devaluado por el efecto pandemia. El jugador no vale lo mismo que hace seis meses, eso está claro”, sentenció.

Di Pollina también habló de los cheques rebotados. “Respecto a los cheques, básicamente son deudas con tres acreedores de fútbol netamente, dos de ellos ya se están reconviniendo y pagando alguna cuota, y con el tercero se está hablando para reconvenir. Como están haciendo otros con nosotros que no nos pueden pagar y se sientan a refinanciar. No hay ningún otro secreto”, afirmó.

El tesorero Adrián Raguza hizo una exposición sobre los ingresos y egresos del club. “Por un lado están los flujos en dólares y por otro lado los flujos en pesos. Con respecto a la estructura de los cheques que están devueltos se están trabajando y son tres acreedores puntualmente del tema fútbol. Fue una decisión tomada para renegociarlas pero con un principio netamente de prudencia. El flujo de pesos estaba calzado con los ingresos en pesos que íbamos a tener en el club, y durante estos cuatro meses el monto que no ingresó por efecto de bajas en cobro de cuota social, por sponsors que no cerraron, por no venta de abonos y plateas, supera largamente el flujo de pesos que estamos renegociando dentro de esta estructura”, sostuvo. “Es una decisión que se toma para poder sentarse, renegociar y poder estructurarlo y fundamentalmente que es lo más importante es que esta decisión financiera y económica que se toma y se basa en salvaguardar se hace con un criterio fundamental que es para proteger el patrimonio del club y los intereses del socio. Para eso estamos acá. Los medios de Buenos Aires sacan un tuit con la cantidad de cheques devueltos, la cual nosotros estamos trabajando y está netamente focalizado con estas tres acreencias de fútbol. Para nosotros es una situación con una metodología de prudencia para proteger el patrimonio”, afirmó. “Las acreencias y en relación a los cheques de vuelta que hoy figuran en el listado del Banco Central está focalizada con tema fútbol, directamente con dos clubes y con un jugador en forma particular. Eso es lo que se está hablando y se está renegociando”, manifestó Raguza, que dio detalles de los clubes a los que Central le debe. “Con respecto a los clubes son Unión y Defensa, no tengo ningún inconveniente decirlos. Con ambos estamos en vías de llegar un acuerdo, tanto sea en refinanciación que esté calzado con mercado de pases o con ingresos normales si esto se normaliza en algún momento”, confió Raguza, que reveló que vienen cumpliendo con el plantel “de acuerdo a la manera en que acordamos con ellos”.

Raguza dejó en claro que la solución al problema es transferir futbolistas en este mercado de pases y en caso de no poder hacerlo planteó cuál es la alternativa que manejan. “Con respecto a las ventas estaba estructurado con anterioridad a la pandemia, sabíamos que teníamos que vender para estructurar y poder cumplir con los compromisos. En caso de no vender, en lo que estamos trabajando es en la reestructuración y la refinanciación por el contexto en que estamos. El mercado ni siquiera abrió, nosotros somos optimistas en que vamos a poder vender pero estamos trabajando en un plan distinto, ya estamos trabajando en la reestructuración de los pasivos”, afirmó Raguza. “Si no hay ventas, hay que trabajar fuerte en la reestructuración de los pasivos y calzarlo con los activos que tenemos, que también se están reestructurando”, agregó Raguza, que no quiso dar detalles de la suma que adeuda el club. “Con respecto al monto total de la deuda no lo tengo en forma exacta pero no varía casi nada con respecto al último ejercicio. Por eso, si nosotros hoy tenemos ventas todavía ese pasivo va a ser menor”, avisó.

Además, le llevó calma a la gente en caso de que no se pueda vender por la pandemia. “El club en caso que no venda no es que va a estar en insolvencia. Esto es un principio de prudencia, estamos reestructurando y renegociando. Pero si tomamos la estructura patrimonial de activos internamente en el club y también jugadores y activos que tenemos por fuera como el caso Ávila, el cobro de Braghieri, falta cobrar de Gil, lo de Lo Celso. No es un tema de insolvencia. Obviamente hay que ocuparse y trabajarlo. Y hay que reestructurarlo pero no veo grandes riesgos. Obviamente que la solución pasa por vender y dejar todo esto terminado y mucho mejor estructurado, y tomar esto como una oportunidad para poner al club en mejor situación económica y financiera de acá a diciembre, que ese es uno de los objetivos que tenemos, siempre con la premisa de salvaguardar el patrimonio”, sentenció el tesorero, que reveló que a Central le tiene que ingresar una buena cantidad de dinero también por ventas realizadas. “En los jugadores que nombré hay casi cuatro millones y medio de dólares. Obviamente que no es realizable en este momento. La gente que nos tiene que pagar por este contexto están pidiendo renegociar las formas de pago y cobro para nosotros, pero por eso lo fundamental es darle la tranquilidad a los socios es que no estamos hablando de insolvencia. Los medios de Buenos Aires tiran directamente un número pero no saben que ese número está armado con una estructura financiera y hasta está hecho un poco adrede para poder estructuralmente al club hacia adelante, salvaguardando las otras cosas”, explicó.

Ricardo Carloni también dio detalles de la situación sobre los cheques rechazados y dejó en claro que hay que tener en cuenta el contexto en que se encuentra el mundo por el coronavirus.
“Por el caudal de plata que maneja nuestra institución nosotros hemos emitido en un mes 796 cheques, de los cuales nos fueron rechazados el 15 por ciento. Porque lo demás fue absolutamente abonado todo”, aseguró Carloni, que reveló que la mayoría de los cheques rebotados fueron tras comenzada la pandemia. “Más del 95 por ciento de los cheques rechazados se dan después del inicio del pandemia, tenemos que entender dónde estamos hoy parados, estamos en una pandemia”, confió. “Yo veo muchas críticas, muchas veces me llaman para darme consejos, me parece bárbaro. Pero nadie fue dirigente en una pandemia. Nadie fue dirigente de fútbol en una pandemia. Hay que estar acá sentados y saber trabajar”, sentenció.

Carloni aseguró que las deudas están camino a solucionarse “De los 90 y pico millones de pesos que están diciendo, ya pagamos 14. Y lo otro que quedan son Unión, Defensa y un jugador. Con Defensa estamos en vía de solucionar, queda lo de Unión con el que dialogamos permanentemente y esperamos un ingreso extraordinario porque es la única forma”, sostuvo.

Carloni manifestó que en este momento de pandemia el club prefirió cumplir con los trabajadores y luego solucionará todo lo demás. “Hoy los sueldos Central los tiene al día, la prioridad de Central es lo humano. Porque si nosotros vamos a pagar esos cheques como pensamos no podíamos pagar los sueldos o a los proveedores esenciales para el mantenimiento de los predios. Central tiene más de 10 predios y más de 400 empleados, lo cual eso repercute en la cantidad de familias que viven de Central. Nosotros tuvimos que darle prioridad porque a nosotros se nos cayeron ingresos de 100 millones de pesos en abonos, sponsors. Nosotros teníamos que arreglar con Coca Cola y Quilmes, eso solo son 12 millones de pesos, lo cual a raíz de la pandemia no lo pudimos hacer. Eran 12 millones de pesos que ingresaban al club. En cuanto a abonos, por no jugar el torneo nos perdemos 20 millones de pesos aproximadamente. Ni hablar de las cuotas societarias que han bajado porque hoy hay una crisis sanitaria y económica importante y hay socios que, si bien están haciendo un esfuerzo enorme y se lo agradecemos, no pueden pagar. Y los predios cerrados al no tener vida social ni deportes amateur estamos perdiendo aproximadamente unos 5 o 6 millones de pesos que Central no cobra”, argumentó el vicepresidente, que confía en estabilizar la situación con transferencias. “Tenemos que focalizarnos que estamos en una pandemia y nosotros tenemos el compromiso que el club siga funcionando hasta que esto se reabra. Cuando se reabra, seguramente volverán los ingresos y volveremos a saldar las deudas principales que tenemos. Pero para que sepan en flujo esto es un millón de dólares, si nosotros llevamos adelante una o dos ventas, vamos a estar solucionando la problemática. La problemática no es grave, sólo hay que ocuparse y lo estamos haciendo. Hice el contexto porque muchas veces me aconsejan, los aconsejan a algún dirigente pero nadie fue dirigente en pandemia. Esto es histórico lo que estamos viviendo y no solamente Rosario Central, sino todos los dirigentes del fútbol argentino y todas las autoridades nacionales porque también lo he escuchado al presidente, que ha manifestado me aconsejan, me aconsejan pero hay que ser presidente en una pandemia”, sentenció. “Hay que ver lo positivo, no es terminal y lo vamos a solucionar. De acá a diciembre, en este proyecto integral que veníamos trabajando también estaba el hecho de corregir los números, se invirtió mucho en salir campeón, mucho en salir de los promedios, hoy hemos salido. Tenemos un plantel cuyo patrimonio es prácticamente todo de Central. Ahora tenemos que lograr un ingreso extraordinario para corregir este tema, y estoy convencido que lo vamos a tener. La solución la vamos a tener”, comentó.

Carloni contó que a todos los clubes los afecta la pandemia, principalmente a los grandes como Central. “Con Tapia y el ministro hablo permanentemente, y con dirigentes de Buenos Aires. Están todos en situación crítica, hoy no se asegura iniciar el torneo, tenemos casos de contagiados y fallecimiento. Es un virus totalmente impredecible. Lógicamente todos queremos iniciar los torneos porque a partir de allí empezamos a generar nuevamente ingresos y la pelota empieza a funcionar y la cadena de pago empieza a funcionar. De la misma manera que nosotros estamos refinanciando, a nosotros nuestros ingresos como por ejemplo el que nos tiene que pagar de Arabia por Gil nos pidió refinanciamiento. Hay que entender la realidad y cómo estamos parados, esto es inédito en la vida y la historia del mundo. Y le afecta a Central porque les afecta a los clubes grandes, con ingresos importantes tanto de entrada como de salida, porque Central es grande. Eso pasa. Pero lo vamos a solucionar, no tengo dudas. Necesitamos un ingreso extraordinario, con uno o dos ingresos lo vamos a corregir. Creemos que se va a dar. Y si no se da, estamos trabajando en la reestructuración de gastos operativos propiamente dicho y en el plantel profesional para llevar adelante este momento hasta que la pelota vuelva a rodar”, cerró.

Dejá una respuesta