Tras recuperarse del coronavirus, Eduardo Feinmann contó lo mal que la paso: “La verdad es horrible”

Como ya es de puro conocimiento el reconocido periodista, Eduardo Feinmann, se contagió de coronavirus hace unas semanas atrás y ahora se encuentra recuperándose en su casa con el alta medica. Tras superar el virus Feinmann confesó que la paso “muy mal”.

La salud de Eduardo Feinmann estuvo en riesgo ya que contrajo coronavirus y no la paso del todo bien, ya que por mantener altas temperaturas por varios días y mucha dificultad a la hora de respirar, tuvo que ser internado en en Sanatorio Otamendi. En estos momento el periodista ya se encuentra dado de alta y recuperándose totalmente en su casa, tomó contacto con “Alguien tiene que decirlo”, su programa de Radio Rivadavia donde declaró lo mal que la paso en esos días.

(Estoy) roto -continuó-, pasé un momento horrible esa semana que estuve internado completamente solo, tirado en una cama”, dijo el periodista y agregó: “hay que sacarse el sombrero por el laburo que hacen (los médicos)”.

“(Tengo) muchísimo dolor de cuerpo y el dolor de cintura me está matando. No tengo explicación para eso”, dijo en cuanto a las secuelas que le dejó la enfermedad aunque adelantó que el lunes que viene volverá a sus programas en la radio y en A24.

Volviendo a lo que fueron los días que estuvo muy complicado internado confesó que: No pude ver a nadie más que médicos, enfermeros y personal de salud, a quienes no les vi la cara. Esta es una enfermedad muy tremenda porque ni siquiera a los que atienden les ves la cara. Están totalmente cubiertos con trajes de astronautas, máscaras, barbijos, anteojos. Apenas se les ven los ojos. Cuando te tocan lo hacen con guantes, ni siquiera hay contacto físico con una persona. Es muy impersonal todo”, dijo y aseguró: “Es muy tremendo”.

Sinceramente, si uno no tuviera el apoyo que tuve yo de mi familia, de mi mujer (Lucía Auat) no sé cómo hubiera pasado esto. Porque la tenía a ella del otro lado del teléfono, la voz de ella. Y nada más”, contó.

Tener el oxígeno enchufado las 24 horas del día, metido en la nariz donde sabés que si no tenés eso no respirás es horrible. La verdad es horrible”, añadió y analizó: “Más cuando vos fuiste el que comunicaste durante meses todo lo que va pasando. Entonces, de repente uno está en la misma cama donde relató que otros estuvieron en esas camas. Es muy fuerte”.

Dejá una respuesta

Open chat
Diario Realidad valora tu información , no dudes en enviarla. Nuestra responsabilidad es chequear la noticia para que luego sea publicada.